Categorías
Cine

Miedo y Asco En Las Vegas (Reseña)

Drogas, violencia y desenfreno

En 1998, Terry Gilliam presentaba al mundo una cinta particular que ilustraba no solo la vida del periodista gonzo Hunter Thompson, sino que mostraba parte de la decadencia que la sociedad a principio de la década de 1970 atravesaba. Un viaje exuberante, caótico pero sobre todo, atrapante que pasó del fracaso taquillero a ocupar un lugar como película de culto.

Montados en un descapotable rojo atravesando el desierto, Raoul Duke junto a su abogado el Dr Gonzo, tienen como destino llegar a Las Vegas para hacer la cobertura de un evento deportivo. Sin embargo, pronto nos damos cuenta que su objetivo real es pasar un auténtico frenesí ocasionado por el efecto de todo tipo de drogas que los llevara al corazón de la decandencia de los Estados Unidos.

En su octavo largometraje, Terry Gilliam (miembro del legendario grupo cómico Monthy Python) presenta una cinta que es un auténtico viaje caótico que hace justicia no solo a la novela en la que esta basada sino que sirve como un trabajo casi biográfico del legendario Hunter Thompson, el padre del periodismo gonzo que posiciona al propio periodista como actor en lugar de un agente pasivo.

A través de las dos horas de duración, Gilliam respeta al pie de la letra el material base y traduce magistralmente su narrativa desenfrenada, con tomas que están al servicio del estado de los dos protagonistas. Mientras más hundidos en las diferentes sustancias, las tomas, los ángulos y los movimientos de cámara se vuelven más desconcertantes, haciendo que el espectador se encuentre en el mismo estado que Gonzo y Duke.

El impacto que se consigue es resultado de factores que son de un alto nivel; la fotografía es icónica, mostrando a Las Vegas en todo su esplendor nocturno, plasmando la locura del lugar de un modo bellamente filmado y de postales incluso en el polvo o en una aburrida reunión de policías; una paleta de colores que funge como un vaivén psicodélico; y, secuencias que combinan diálogos reflexivos, poderosos pero al mismo tiempo, fuera de lugar.

Críticas empapadas de un humor oscuro, un cinismo total, al grado de señalar la sordidez de una sociedad marcada por la Guerra de Vietnam, por la caída del sueño hippie, del ideal del ácido, de reglas que son absurdas pero que son coherentes con la moralidad que habita en un lugar como Las Vegas, donde se pueden cometer todos los delitos mientras se sepa como escapar o traspasar la línea de lo real.

Se hace especial hincapié en el amplio mundo de las adicciones, del precio de estas tanto para los que las experimentan como para los que están alrededor. Daños surreales a habitaciones , alucinaciones enfermizas, secuestro de la voluntad de otras personas (a las que se les roba su inocencia) y, la nula moralidad ya sea para obtener las sustancias como para consumirlas pero sobre todo, fabricarlas, como el caso del adrenocromo, la droga de las élites, del poder.

Resulta interesante como dentro de todo la destrucción e inestabilidad de los drogadictos, existen momentos donde uno y otro se asquean de las acciones del otro, pero aún así, deciden seguir en ese camino desastroso. Villanos y héroes por igual, ambos principales son la causa de tantos líos sin sentido que logran impulsar una risa de nerviosisimo y sorpresa en el espectador.

La búsqueda por el sueño americano, ese estado de bienestar que contradice los valores en los que esta fundado, es uno de los temas de discusión que se cocinan a fuego lento, cambiando del ansía por encontrarlo al desanimo por saber que esta utopía es vana, frugal, superficial, perdido entre todas aquellas distracciones como son los casinos, drogas tanto legales como ilegales, el ficticio estado de normalidad (que envuelve una locura oculta) o los ideales que no se sostienen).

Lo anterior se logra no solo por un guión a la altura de la loca pluma de Thompson, sino que es gracias a las grandes actuaciones tanto de Johnny Depp como de Benicio del Toro. Por parte de Duke, encarnado por Depp, se hace un fiel retrato del propio Hunter, que además de actor, funge como narrador, como un hilo que pone un poco de orden a todo. Gonzo, en la piel de Del Toro, representa al líder del movimiento chicano, Oscar Zeta Acosta, un violento pero efectivo abogado, amigo de Thompson, mismo que es la causa de muchos problemas. Ambas actuaciones son geniales y uno de los puntos que soporta la cinta.

El soundtrack es espectacular, con canciones que transportan a 1971 y que ilustran a la perfección cada una de las situaciones. Artistas como Debbie Reynolds, Jefferson Airplane (con un escena brillante que tiene de fondo la mítica “White Rabbit”), Bob Dylan e incluso la explosiva versión punk de Dead Kennedys del clásico “Viva Las Vegas”. Uno de las colecciones musicales más atractivas del cine.

El ritmo frenético de “Miedo y Asco en Las Vegas” hace que para algunas personas esta resulte en una experiencia agotadora, asfixiante y azarosa. Es de esas cintas que es un deleite cinematográfico si se logra conectar o un auténtico rato pesado. Su debilidad esta en esa contradicción, en esa experimentación que es deslumbrante pero no tan balanceada comoTrainspotting”.

Mientras que en la cinta de Danny Boyle, combina secuencias musicales que hacen más llevaderas las locas alucinaciones bien ejecutadas, así como de bajar al caos algunos decibles, Terry Gilliam satura todo esto, lo lleva al límite y no disminuye la velocidad en ningún momento.

Miedo y Asco en Las Vegas es una de esas paradas cinematográficas extrañas pero atractivas que puede enamorar o repeler al espectador. Una opción apta para todos aquellos que busquen auténticos viajes llenos de locura, drogas, violencia pero todo eso con mensajes entre líneas que a día de hoy han cobrado mayor notoriedad.

Tráiler Oficial

Ficha Técnica

  • Título Original: Fear and Loathing in Las Vegas
  • Director: Terry Gilliam
  • Año: 1998
  • Elenco: Johnny Depp, Benicio Del Toro, Craig Bierko, Tobey Maguire, Michael Jeter, Ellen Barkin, Christina Ricci, Gary Busey, Cameron Díaz, Jenette Goldstein, Christopher Meloni, Katherine Helmond, Mark Harmon, Harry Dean Stanton
  • Distribuidora: Universal Pictures
  • ¿Donde se puede ver?: Google Play, iTunes.

CALIFICACIÓN: 8.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s