Categorías
Música

Café Tacvba y Un Segundo MTV Unplugged: 30 años

Con motivo de la celebración de 3 décadas de existencia y “taconazo”, la banda de Satélite llega con su segunda experiencia desenchufada llena de nostalgia, calidad y ambición que no termina por explotar de todo.

Han pasado más de 24 años desde que Café Tacvba impresionó a propios y a extraños con su primera incursión desenchufada. En aquella ocasión, los de Satélite venían promocionando el emblema de rock en tu idioma como lo es “Re” y MTV, al notar del impacto de aquel segundo trabajo de estudio decide invitarlos a la serie de conciertos acústicos en sus estudios en Miami, lugar donde Soda Stereo, Charly García, Santa Sabina grabarán conciertos memorables. Inolvidables resultan las versiones de “El Aparato”, “Esa Noche”, “El Ciclón”, “El Baile y El Salón”, “Las Flores” y el homenaje a José José con “Una Mañana”, donde gracias a su latente espíritu folklórico, experimentos con huapango, bolero y un escenario homenaje a los murales mexicanos, la banda hizo de su desenchufe algo enorme, una huella indeleble en la memoria musical hispanohablante. 

Pasarían 10 años para que este saliera a la luz y más de dos décadas para que los Tacvbos, con 7 álbumes más que en aquella ocasión y con 30 años de existencia, repitiera la experiencia pero con mayores posibilidades de pre producción, pero sobre todo de arreglos más complejos y poder realizar esto en su tierra natal.

Tras meses de expectación, “Un Segundo MTV Unplugged Café Tacvba” histórico por ser la primera vez en español que un artista o banda participa dos veces en la serie y uniéndose a 10,000 Maniacs, R.E.M., Zeca Pagodinho, Lulu Santos, Die Fanta Vier y Udo Lindenberg en la selecta lista de dos Unplugged, Rubén, Memé, Joselo y Quique llegan con la publicación (tan esperada) de este nuevo álbum.

El concierto comienza con una fantástica revisión de “La 11”, del álbum de culto “Revés/Yo Soy”, donde los sintetizadores son reemplazados por una orquesta que le da otro sabor a esta canción tan icónica. Al terminar, la solemnidad se hace presente con una versión más espectral de “El Espacio”. Podemos notar mayores número de elementos como un triángulo o cuerdas que nos elevan de otra forma. Notable comienzo.

Después llegan dos versiones que son de lo mejor del recital. “La Locomotora”, uno de los himnos más importantes de la banda, se alza con una nueva vida. El sonido característico del contrabajo en la original, da paso al sonido de todo un mundo de violines y cellos que la engrandecen. Sin duda, candidata a superar la versión base y punto álgido. Así mismo, “Las Batallas/Rarotonga” es una fusión interesante, homenaje al álbum debut, ausentes notables de aquella primera incursión desenchufada. En el caso de “Las Batallas”, esta nueva relectura  nos regala nuevas sensaciones. La guitarra característica se ve enaltecida por la impecable orquesta. Si ya con la canción de 1992 teníamos muchas emociones que nos transportaban a la obra del maestro Pacheco, aquí exploramos nuevas y mayores. Mismo caso con “Rarotonga”: actualización fascinante.

Fieles a su espíritu de ser embajadores musicales de su país en el extranjero, “Mediodía” es un agradable y bello ejemplo de inclusión de elementos que son muy mexicanos. El organillero nos da la bienvenida a un nuevo horizonte de una rola que por sí sola ya hacía  las veces de testimonio sonoro de una Ciudad como la capital mexicana. Pasamos de los compases de tan peculiar instrumento a unos arreglos orquestales como si de un vals se tratará. Organillero y cuerdas se alimentan una de la otra para darnos algo mágico. 

Con “Enamorada”, la banda nos recuerda la existencia de Jei Beibi, último trabajo de estudio de la banda. Catalina García, de Monsieur Periné, ataviada como ave del paraíso, regala su bella voz en una buena versión aunque no destaca como las anteriores a esta. Letra desde la visión de una mujer, no se pudo escoger mejor voz para la ocasión.

Regresamos al pasado para que Rubén regrese como el Elfego Buendía en “EO”. Sin demasiados cambios, siendo los coros y la rechifla del público su nuevo elemento, es un recordatorio agradable de la época de “Cuatro Caminos” aunque pudo ser algo aún más emblemáticos. Potencial por explotar que será un elemento que dota de irregularidad a la presentación. Mismo caso con “Quiero Ver”, solo que en esta si aprovechan la posibilidad de emotividad que tienen con su sección de cuerdas, pero que no es algo inesperado como las otras canciones.

De la época de “Sino” y con la participación del legendario ex vocalista de Talking Heads David Byrne toca el turno a “El Outsider” en una versión tropical. La virtud de esta nueva versión reside en la sección de percusiones que la hacen superior a la de la caja de ritmos que tiene la canción original, además de una sección de vientos llena de salsa. Sin embargo, toda esta buena labor se ve empañada por un deficiente español de Byrne que enloda lo conseguido aunque logra recuperar esto cuando el inglés la canta en su idioma materno. Por cierto, Meme, Joselo y Quique brillan de manera impresionante en esta canción, con un piano fantástico (muy a la Buenavista Social Club), una guitarra muy a la vieja usanza en los primeros años de CaféTa y una sección de bajo que la hace aún más bailable.

“Vaiven” calma las aguas tras la electrizante canción anterior para hacer una versión infinitamente mejor que la de Jei Beibi. Toda la atmósfera carente en la anterior aquí se se siente vívida. Las marimba, las ya mencionadas cuerdas son algo que si hace diferente y fantástica la nueva canción.

Con los bronces de Oaxaca y las marimbas chiapanecas conseguimos un homenaje a los pueblos de México. Sentimos una procesión, una especie de fiesta muy típica a las comunidades del interior del país con esta nueva traducción de “Muerte Chiquita”. Otro gran acierto y gran experimento que funciona excelente.

Tal como en 1995, Gustavo Santaolalla no solo funge como productor sino que hace su aparición como invitado en este concierto. Con un intro especial muy de su estilo, Santaolalla prepara para una versión más pueblerina de “Olita del Altamar”. Si bien, es bastante buena, se siente con aún más potencial por explotar. Destacable la labor tanto del argentino como de las trompetas que rescatan ese potencial perdido.

Seguimos con una canción de “facto” como lo es “Diente de León”. Impecable interpretación y con una esencia que aquí crece, lo cierto es que quizá su lugar o el de “Enamorada” debió ser ocupada por otras canciones esperadas como “Que No”, “Aprovéchate” o “De Este lado del Camino”, las cuales podrían funcionar mejor, algo similar al caso “Eres”. Excelentes arreglos, con un Meme gigante y cautivador, pero canción que es de igual manera obligada.

“Chilanga Banda” se reinventa de manera impresionante, siendo el punto álgido de todo el desenchufado. Nuevamente, la banda aprovecha las posibilidades con la orquesta para darle otro aire, además de un público que se hace sentir con los coros. Una de las mejores versiones de todo el álbum y justo homenaje a su base musical.

Terminamos con una brillante nueva “Volver a Comenzar”, donde se hace lo adecuado para que funcione y sea un final idílico, con un sabor diferente ya que esta canción es el lema de una banda que siempre vuelve a comenzar. Sin embargo, “Cantito” no permite cerrar este desenchufado como propone “Volver…” y si bien, funciona como un bonus track (más como curiosidad que como parte del setlist) quita de un cierre ideal a una jornada histórica.

A nivel visual, el DVD tiene tomas muy bellas, sonido de alta calidad y aciertos en los momentos de convivencia de Rubén con el público, quién repitió sus “senos” en la playera como la primera vez. Eso sí, en algunos momentos, la imagen tiene mucho ruido y los cortes son bruscos, sin dar tiempo para disfrutar de lo que podemos ver como lo es la belleza de la Sala Nezahualcóyotl con las luces clásicas de los Unpluggeds y un público que está entregado. 

En conclusión, “Un Segundo MTV Unplugged de Café Tacvba” es un buen desenchufado que tiene todos los elementos para ser uno de los mejores de la historia pero que no termina de aprovechar quedándose en la orilla y lejos de la presentación de Liam Gallagher, el cual no tiene estos vicios. 

Una respuesta a “Café Tacvba y Un Segundo MTV Unplugged: 30 años”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s