Categorías
Cine

DE PERROS AMORES: dos décadas de un relato de amor, violencia y ausencias

En el año 2000 la ola del denominado “Nuevo Cine Mexicano” había entregado buenos resultados gracias al éxito que algunos directores consolidados como Alfonso Arau, que con la adaptación de la novela de Laura Esquivel, Como Agua Para Chocolate (1992) alcanzó la nominación a Mejor Película Extranjera en los Globos de Oro, así como la crudeza de Arturo Risptein y su eterna acompañante Paz Alicia Garciadiego en Principio y Fin (1993) cinta que ganó la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián o la adaptación a la mexicana de El Callejón de los Milagros (1995), de Jorge Fons basado en una novela de Naguib Mahfouz, consolidaron a México como un país con una buena oferta cinematográfica durante la década de los 90 a nivel internacional.

También en esta época existieron cintas de un tinte más comercial que fueron éxitos en taquilla tales como Cilantro y Perejil (Montero, 1996) o Sexo Pudor y Lágrimas (Serano, 1999). Incluso durante esos diez años previos al nuevo milenio el semillero de directores mexicanos detonaría  talentos como Carlos Bolado (Bajo California: El Límite del Tiempo, 1998), Carlos Carrera (La Mujer de Benjamin, 1991), así como marcaría el inicio de las carreras de Guillermo del Toro con su relato vampírico en La Invención de Cronos (1992) y Alfonso Cuarón con su comedia romántica citadina acerca del SIDA en Solo Con tu Pareja (1992).

Fue hasta que un rockero de corazón convertido en locutor y hasta publicista apareció en el gremio cinematográfico haciendo equipo con un guionista y novelista que ambos compartirían un relato de ausencias, violencia y amor para confirmar que el “Nuevo Cine Mexicano” venía con muchas ganas de conquistar a la crítica y al público por igual, cosa que lograron con una cinta que nos demostraba que el amor muerde, duele y suele ser muy perro. 

Amores perros', sangre y redención

Iñárritu y Arriaga: Las mentes detrás de las mordidas

Alejandro González Iñárritu nace un 15 de Agosto de 1963 en la Ciudad de México. Este cineasta, productor, escritor y publicista amante de la música, especialmente el género rock, comenzaba su aventura de vida que lo llevó a que entre los 17 y 19 años formara parte del personal de un barco carguero que lo llevó a conocer el mundo, sobre todo África y Europa. Estos viajes le formarían una visión del mundo que, se dice, sirvió de influencia e inspiración para sus cintas.

Para el año de 1985, participaría en un casting para la estación de radio WFM, mismo que ganaría al presentar la canción “Broken Wings” de Mr. Mister. Este fue su primer paso de entrada al gremio radiofónico donde duraría bastante tiempo. A finales de la década de los 90, Televisa lo contrató para que le realizara un cambio de imagen pero desistió, inclinándose por formar mejor su propia agencia publicitaria llamada Zeta. Aunque algo buenos salió de la relación que tuvo con la televisora de la familia Azcárraga y eso fue su primer cortometraje llamado Detrás del Dinero (1995), primer proyecto que puso a Iñárritu detrás de las cámaras y contó con la participación de Miguel Bosé y Claudette Maillé.

Datos que no sabías de Alejandro González Iñárritu - Cine - Cine

Por otra parte, nacido también en la Ciudad de México en el año de 1958, Guillermo Federico Arriaga Jordán tendría un camino diferente por recorrer. Viviendo en la zona sur de la metrópoli, a sus 13 años perdió el sentido del olfato como consecuencia de una pelea callejera. Arriaga se describe a sí mismo como un cazador que escribe. Su pasión por la caza la demuestra incluso en sus proyectos, ya que este acto, para él, resulta en algo que vincula profundamente a la vida con la muerte.

Egresado de la Universidad Iberoamericana como Licenciado en Ciencias de la Comunicación, posteriormente obtuvo una maestría en Historia. Publicó su primer novela, Escuadrón Guillotina, en 1991, misma que sería el inicio de su carrera como literato y que continuara con Un Dulce Olor a Muerte en 1994 y El Búfalo de la Noche en 1999. En medio de su proceso literario, Arriaga tenía la visión de una trilogía de historias, mismas que compartió con Iñárritu y que dieron paso, en el año 2000, a la creación de su primera colaboración en conjunto: Amores Perros.

Guillermo Arriaga gana el Premio Alfaguara de novela | Sociedad ...

Los “Perros Amores”: un tríptico unido por accidente

El relato de Amores Perros inicia con una persecución, en una secuencia que fue rodada desde una pick up desde la que sería la perspectiva de uno de nuestros protagonistas del relato, Octavio (Gael García Bernal). La meta de ello, según Iñárritu, era transmitir un sentido de angustia, e una claustrofobia y un miedo de ser perseguido, todo esto sin los recursos que usualmente el cine de Hollywood te proporciona.

Desde este momento, comprendemos que este primer largometraje de Gonzalez Iñárritu denota un aire de autenticidad diferente al de las cintas que usualmente se habían visto en el cine mexicano de esa época. Gracias al extraordinario trabajo de uno de los fotógrafos de mayor renombre en el medio, Rodrigo Prieto, el recurso de cámara en mano fue la base para mucho de lo que vemos en el transcurso del filme, dándole aires de realismo  a la historia.

CIUDAD DE MÉXICO a través de AMORES PERROS de González Iñárritu ...

Aunque la obra ha sido comparada con el cine de Tarantino, específicamente Tiempos Violentos e incluso en esa secuencia inicial a Perros de Reserva, la influencia del relato visualmente no era esa. En palabras del guionista, la verdadera base para lo que estábamos a punto de ver en pantalla, un juego de tiempos que une tres relatos diferentes mediante un solo hecho, proviene de William Faulkner, específicamente de su obra llamada “El Ruido y La Furia”, donde ese rompecabezas temporal poco a poco se va armando, juntándose gracias a la causalidad de un accidente que une las historias de manera dolorosa. Así, procedemos a ver el antes, el ahora y el después del incidente que dejará marcado a nuestros protagonistas en este amargo tríptico. 

Primer Relato: Octavio y Susana

Esta primer historia inicia con la cámara desde el punto de vista de un perro, mismo que es guiado a una pelea clandestina donde su vida estará de por medio. A partir de aquí sabemos que los perros jugarán un papel casi tan importante como el de los protagonistas, donde conocemos el contexto de estas peleas clandestinas, mismas a las que Iñárritu tuvo que asistir como investigación para la realización de la cinta.

5 Cosas que no sabías de Gael García Bernal Y Amores Perros ...

Después de ese inicio lleno de aires de violencia contenida, llegamos al contexto de nuestros primeros personajes donde podemos ver la dinámica de un núcleo familiar donde la figura paterna está ausente. A su vez, vemos otra acción que resulta fundamental para el desarrollo de la trama: el escape del perro llamado Coffee. Al respecto, Arriaga comenta la importancia de esta escena al mostrar “como un suceso tan insignificante como un perro que se le escapa a una chica puede desencadenar tantos problemas”.

Es así como tenemos el primer vistazo a Susana (Vanessa Bauche), quien vive con su suegra (Adriana Barraza), Ramiro (Marco Pérez), su pareja y el hermano de éste, Octavio (García Bernal). Es claro que viven en una colonia popular de clase social media baja y que buscan salir de ahí, por la buena o por la mala. El maltrato que sufre Susana ante su pareja hace que el hermano menor, Octavio se fije en ella y, cual lobo feroz, decida “cazarla”, acechándola poco a poco en una mezcla de inocencia mal intencionada por parte de él.

Octavio y Susana

En este relato podemos ver las primeras piezas del rompecabezas, empezando por la presencia lejana del Chivo (Emilio Echevarria), mismo que Iñárritu decidió presentar como si fuera una fiera, un animal salvaje rondando en la Ciudad. Es por ello que la primera vez que lo vemos es mediante un lente largo, distante, como una especie de documental de la naturaleza. 

Algo curioso para este relato y para toda la cinta es el uso de locaciones que no sufrieron modificación alguna, como la casa donde eran las batallas ilegales de perros. Incluso, como anécdota, Iñárritu recuerda que los asaltaron en pleno rodaje pero esta misma pandilla que los robó en los primeros días acabó protegiéndolos durante el periodo de grabación e incluso hacen “cameos” en la cinta.

Amores Perros – Film Review Central

Las relaciones humanas son otro tema que Arriaga siempre aborda pero aquí los explota mediante la violencia contenida, no gráfica, misma que lleva a sus personajes al límite desencadenando poco a poco los hechos. Es así que la relación entre Octavio y Susana se convierte en algo mucho más cercano pero casi prohibido. Susana ve a Octavio con ojos de ternura, como de alguien que le puede ofrecer lo que su pareja no le da. Octavio, por el contrario, actúa con malicia, perdiéndose en una espiral que lo lleva a dejar de lado su inocencia y meterlo en problemas que nunca esperaba.

El amor es perro | Todo es cine

Al entrar con el Coffee al mundo de las peleas ilegales de perros, Octavio comienza a ver la fortuna que puede hacer y con ello genera un conflicto con su hermano, mismo que trasciende hasta el punto de conflicto donde la violencia que se contienen entre ellos dos estalla cuales perros de pelea, misma que demuestra el lado más animal de los dos, desembocando en una remembranza de la historia bíblica de Caín y Abel.

Casi al final de este pequeño episodio, donde poco a poco sabemos más del Chivo y su vida callejera además de la superficialidad televisiva de una actriz famosa llamada Valeria, misma que se relacionará con un hombre casado que recibe llamadas misteriosas sin contestación, que el pasado de estos personajes nos lleva de nuevo al punto de inicio del relato: el choque (del cual hablaremos más adelante), ese punto de convergencia entre los tres personajes tan distintos entre si pero a su vez tan similares.

Ciclo óperas primas: Amores Perros - Socio Espectacular

Segundo Relato: Valeria y Daniel

El relato de esta pareja se liga casi al final de la anterior, justo antes del momento del choque. Lo curioso de esta historia es que es muy opuesto tanto en su estilo como en su forma a lo frenético de la anterior de Octavio y Susana. Aquí seremos testigos de la relación soñada entre Valeria (la española Goya Toledo) y Daniel (Álvaro Guerrero), una actriz y un casado desencantado de su vida monótona que tienen grandes planes en su vida pero que están a punto de cambiar drásticamente por ese choque que entrelaza todo.

Sin duda algo que brinca en esta historia es el juego de la falsedad, además del factor del encierro y ese cambio de ambiente de un mundo un tanto salvaje a un ambiente mucho más domesticado. Ese simbolismo lo podemos encontrar no sólo en la relación de pareja amorosa pero un tanto fría entre ellos, sino, de nueva cuneta, en el perro Richie, quien es de gran importancia para su dueña y el hecho de que se sumerja en un agujero que hay en la duela del departamento donde viven funciona, de manera similar al relato anterior, como el detonante para lo que ellos están por vivir en la pantalla.

Amores perros, de González Iñárritu: resumen, análisis e ...

Esta segunda historia fue filmada en interiores, específicamente en el Edificio Basurto de la Colonia Condesa. Gonzalez Iñárritu ha comentado que este segmento fue el más complicado de grabar justamente por ese cambio de tono y ritmo antes mencionado. Sin embargo, y a pesar de que varias personas consideran este episodio como el más lento o el menor dentro del tríptico, funciona en el ensamble final, en palabras de su director, como “un adagio dentro de una sinfonía”. 

La sensación pasiva, fría de su entorno permite meternos de lleno en un ambiente claustrofóbico que acaba explotando en desesperación y angustia, misma que se siente contenida de manera similar a la violencia del primer relato pero que aquí estalla por diferentes razones. En este caso, es la dolorosa transición de Valeria a ser una modelo exitosa a convertirse en una mujer inválida sumergida en un micro mundo cambiado por ese accidente que deriva, finalmente, en una brutal deconstrucción de la relación entre ellos, misma que nos regala momentos de pelea íntima entre ellos que nos remiten a esas peleas de perros vistas en el primer episodio de este tríptico.

El amor es perro | Todo es cine

La estética resalta porque presenta una fotografía mucho más limpia, con menos grano que en la anterior y en la que seguirá después, incluso jugando con mucha ilumincacion y colores blancos, fríos, que acompañan ese sentimiento de soledad acompañada que ambos personajes tienen. También cabe resaltar que el tema de la ausencia sigue. Álvaro, por ejemplo, es un padre que se ausenta de su familia por ir a tener un amorío idílico con esta modelo y Valeria, en algun momento, da a entender cómo la relación con su padre está quebrada. Estos temas los podemos apreciar mucho en la cinta.

Es curioso que, junto a otra escena fundamental en la cinta, la secuencia del perro metiéndose al agujero en el piso resultó ser una pesadilla para el equipo, ya que Richie nunca actuaba como debía. Para obtener la toma final se tardaron aproximadamente un dia de grabación. Pero la importancia de este hecho, tal como fue el escape del Coffe en el relato anterior, es fundamental ya que a partir de este hecho, se desata un infierno del cual tienen que sobreponerse aunque eso implique el meterse hasta lo más profundo del mismo.

Goya Toledo | 2000 Amores Perros (Cine)

Así, este relato de Valeria y Álvaro nos plantea un nuevo dilema donde el perro perdido debajo del piso y sus intentos por rescatarlo reflejan la angustia de una pareja que busca rescatarse a sí misma y a su relación llevándolos hasta las últimas consecuencias. Este adagio termina con una luz de esperanza, donde la calma llega después de una tormenta donde las llamadas telefónicas silenciosas, el sentido de soledad y la angustia del encierro encuentran un final donde parece que todo podría ir bien. Pero como toda buena sinfonía, es el estruendo final el que le da un sentido completo a este tríptico doloroso.

Tercer Relato: El Chivo y Maru 

No cabe duda que si hay un personaje que tiene un desarrollo misterioso y funciona como una guía oculta entre las sombras de Amores Perros es la del Chivo (Emilio Echevarría), mismo que vemos desde el pasado en medio del relato de Octavio y Susana, presentado ante nosotros mediante una escena donde comete un asesinato a las afueras de un restaurante japonés (el Mikado, que se encuentra sobre Avenida Paseo de la Reforma). Esta es la primera pieza de ese rompecabezas, posiblemente el personaje más complejo de toda la película.

Momentos Favoritos del Cine: Soy un fantasma que sigue vivo ...

Guillermo Arriaga ha dicho que la historia que más trabajo le costó escribir fue la del Chivo. Y es que podemos ver en él la figura, de nueva cuenta, del padre que se ausenta de su familia en aras de pelear por un mundo más justo pero fracasa en su intento convirtiéndose en un paria que se dedica a servir a aquellos contra los que luchó y cometer los actos que nunca pensó hacer para sobrevivir. 

La inspiración de este relato en particular le llegó al guionista/novelista gracias a un amigo cercano de nombre Napoleón Blomberg, un joven cuyo padre fue guerrillero y terminó asesinado por sus compañeros. Este abandono paterno en la historia de su compañero generó una idea de mostrar un lado humano de este tipo de hombres. Por eso, el Chivo se distingue por ser el padre que no fue pero quiere regresar a tomar su lugar, situación que se detona a partir de la muerte de su ex esposa y del encuentro fortuito con el Coffe que traerá consecuencias a su vida.

The 20 Best Movies with an Ensemble Cast | Badass movie, Good ...

En este último relato, el uso de las fotografías es importante y aún más notorio que en los otros, ya que sirven como esa memoria lejana de algo que añora volver a ser pero que ahora solo sirven como un mero contacto con el pasado del personaje. Incluso, en la escena donde el Chivo observa su álbum de fotos el dato curioso resulta ser que esas imágenes son de verdad del pasado del actor Emilio Echevarría, por ello se percibe un aire de naturalidad en su papel de un hombre que siempre huyó de su destino por la causa pero que esta a punto de tomarlo en sus manos de nueva cuenta.

Algo que esta historia refleja también es la falta de esperanza que El Chivo tiene hacia la humanidad y el mundo, principal razón por la que se refugia con sus perros callejeros que lo acompañan, representando así el único vínculo familiar que ha desarrollado en mucho tiempo. Sin embargo, este arco dramático del Chvio se liga directamente con el destino del Coffee, un animal salvaje sobreviviente que funciona como el Caín de los perros en esta familia al matar a sus “hermanos”. Lo curioso es que, de nueva cuenta vemos representada esta acción de los hermanos envidiosos y traidores no solo en el acto del animal sino en la humanidad misma gracias a los actos de un funcionario de nombre Gustavo (Rodrigo Murray) que busca que El Chivo asesine en su siguiente encargo a su hermano, Luis (Jorge Salinas).

Amores perros, de González Iñárritu: resumen, análisis e ...

Otro de los aspectos bellos en este relato es la ambientación y la diferencia de los mundos citadinos que vemos a través del paso del Chivo. Vamos desde su hogar, un lugar en decadencia, una casa medio abandonada llena de memorias rasgadas hasta los lugares más lujosos y de alta sociedad derivados, nuevamente, de esa actitud de cazador furtivo (tal como nos lo presentaron en el primer relato) buscando a su siguiente presa. 

La conclusión de este relato, que encuentra su primer punto climático en el choque, nos lleva hacia un crudo desencanto al enfrentarse a  la impotencia ante la muerte de sus canes, su única familia, en una de las escenas más duras de la cinta. Es así que gracias al Coffee, el Chivo es redimido por este perro usado para pelea que fue dejado casi moribundo y rescatado por él. Al verlo, cara a cara ante los actos que cometió, el Chivo se da cuenta finalmente en lo que se ha convertido. 

Movie Project #5: Amores Perros [2000] – The Warning Sign

Así es como este peculiar personaje pasa de lo salvaje a la paz y claridad, lo que da paso a que tome su destino en sus manos. De ahí, chocamos con la segunda historia al ver el espectacular de Valeria, la modelo, caer mientras nuestro guerrillero redimido  pasa a su lado. Para Arriaga e Iñárritu, esta escena es como una caída del telón de ese acto, mismo que nos lleva a la última escena grabada de la cinta y que resulta en otro desgarrador pero emotivo desenlace abierto para nuestro personaje.

En él, presenciamos un monólogo del Chivo para su hija, ese último acto de redención antes de caminar por la tierra quemada. Ahí, vemos como en un último acto de amor de su parte para su hija al dejarle una parte del dinero ganado por sus encargos. Ese llanto del Chivo, esa escena en particular, fue la cereza de un tríptico que nos demuestra que el amor puede ser bello pero a la vez destructivo, puede ser incluso una fiera descontrolada que contiene su violencia, que pierde la inocencia, que pelea, muerde, sangra pero al final de todo ello, aún reside una luz de esperanza. Al final, Iñárritu dedica la cinta a su hijo Luciano, quien falleció en 1996 con la frase “porque también somos lo que hemos perdido”. No hay mejor frase que refleje lo visto en la cinta.

Amores Perros - El Chivo y Maru - YouTube

El Choque: La Clave de los Perros Amores

Una de las principales dificultades de Amores Perros radicaba en cómo poder unir tres historias diferentes en ritmo y enfoque en una sola sin que se sintieran como tres cortometrajes o una cinta más de ensamble que un todo. Para ello, hay una escena que está latente desde el inicio pero se mantiene oculta hasta el final, donde se convierte en el presente y va hacia el futuro de los tres relatos. Esa escena fue una de las más complicadas de filmar y a la fecha, Gonzalez Iñárritu aún no puede creer del todo cómo es que no terminó encarcelado al arriesgarse a hacer semejante stunt que sería el corazón latente de esta película.

El famoso choque de los autos que marca del destino de los tres relatos fue grabado en la Colonia Condesa, en la esquina de las calles Juan Escutia y Atlixco. La escena tuvo una complejidad impresionante al usar nueve cámaras diferentes y un coche a control remoto para realizar la arriesgada toma, misma que tenía que salir bien puesto que el presupuesto era reducido y no hubo más que un par de ensayos para ver cómo impactaría y las consecuencias que tendría.

10 cosas que no sabías de Amores Perros.

Sin duda es la escena más peligrosa de toda la cinta, pero es curioso como ésta es vista con detalle hasta la última historia, cuando El Chivo (Echeverria) rescata al Coffee de su fatídico destino. Es en este enfoque donde Iñárritu decide, por primera vez en su ópera prima, mostrar los estragos de este accidente y lo que provoca en todos los involucrados a la vez de que une los hilos del tríptico. El humo, la sangre, los huesos rotos, los gritos de dolor, la desesperación, todo eso quiso captar y lo logró de buena forma. Nada mal para una escena que fue grabada meramente en 4 horas.

En realidad, el riesgo de esta escena era que no sabían realmente el desenlace del mismo. Uno de los autos que resulta impactado siguió rodado hasta chocar con un taxi que estaba estacionado en la otra esquina, algo que fue un imprevisto para la producción. También el salto de los vidrios y la fuerza del impacto es algo que no se olvida. Y qué decir de la labor de Rodrigo Prieto, que con cámara en mano nos mete de lleno a las cruentas imágenes del destino de nuestros personajes, mismos que encuentran sus puntos culminantes en este accidente brutal. Sin duda, esta secuencia ya forma parte de la memoria histórica del cine mexicano.

Amores perros choque cine mexicano GIF - Find on GIFER

Si Señor: La Música de Amores Perros

Si bien los aspectos técnicos y narrativos se complementan de buena forma en Amores Perros, la música es algo que a Alejandro Gonzalez Iñárritu siempre le ha gustado, desde su juventud cuando incluso formó parte de una banda de rock hasta su paso en WFM como locutor y hasta promotor musical que impulsó a bandas como Nacha Pop en la estación antes citada.

Incluso, para Iñárritu las influencias para hacer cine van más por la parte musical que la cinematográfica. Desde obras muy conceptuales pero de calidad musical impecable de bandas como Genesis en la etapa de Peter Gabriel o Led Zeppelin, incluso The Rolling Stones y las creaciones del genio David Bowie han sido siempre parte de su visión para realizar una cinta. Esto debido a que cree que estas agrupaciones o solistas tenían el don de contar historias a través de la música misma. No era para menos que, entonces, Amores Perros tuviera una banda sonora especial hecha de tracks que forman parte del relato pero además fueron inspirados por la misma cinta.

Amores Perros (Música Original De La Película) (2000, CD) | Discogs

El soundtrack de esta ópera prima constaba de dos discos. El primero nos regalaba una variedad de canciones de todo tipo que servían para ayudar a contar la cinta. Aristas como Illya Kuriaki and the Valderramas con su éxito Coolo, Banda Espuela de Oro con un cover muy particular de Gimme The Power e incluso el ritmo de salsa de Celia Cruz con La Vida es un Carnaval alimentaban este primer disco. Pero sin lugar a dudas hay tres puntos que destacan en este primer volumen.

Para empezar, la música compuesta por Gustavo Santaolalla, misma que desde el tema mismo de la cinta resalta por esos tonos melancólicos. Incluso a veces tratando de captar el beat de una ciudad, de los diferentes relatos y los diferentes sufrimientos vividos por los personajes hacen de su aportación algo de muy buena calidad. Después está la aparición de Nacha Pop, banda muy familiar para Iñárritu y su clásico Lucha de Gigantes, canción que fue usada en uno de los ensambles de la cinta cuando Octavio y Susana se miran al espejo dejando escapar sus pasiones. La canción fue a dar ahí gracias a que Iñárritu le tiene cierto apego al impulsar a la banda y ese track en particular durante su carrera como locutor y promotor musical.

Amores perros' cumple 20 años y se proyectaría restaurada en el Zócalo

Pero es con Control Machete con quien tenemos la anécdota más curiosa. Iñárritu le encargó a Pato Machete una canción con cierto beat que identificaba el director con el ritmo de la ciudad y el relato que contaba. Es así que le pidió componer una canción nueva con ese ritmo específico a Pato. Cuando regresa con esa canción, Iñárritu descubre que no quedaba con el beat o el ritmo que él deseaba para ese momento específico de la historia pero dio con otra canción de ellos: Si Señor. Así, esa canción formó parte en el imaginario visual de un montaje interesante y la canción original formó parte del volumen dos, esa era De Perros Amores con Ely Guerra.

Pasamos así a ese segundo disco, donde la inspiración  y la libertad creativa fluyó pero tuvo sus estandartes. La idea de Iñárritu fue lanzar tres sencillos  a la vez con diferentes bandas. Los elegidos fueron Control Machete con la canción antes citada, seguido por Café Tacuba en una composición de Meme del Real para la canción Aviéntame y la tercera fue Julieta Venegas con Me Van a Matar. Las tres fueron complementadas con vídeos, dos de ellos dirigidos por González Iñárritu y uno por Jorge Aguilera.

La música de la película se vendió como pan caliente, emulando un poco el éxito logrado un año anterior por la música y canciones de la cinta Sexo Pudor y Lágrimas con Aleks Syntek de por medio. Pero gracias a esta propuesta especial por parte de Iñárritu, misma que ofrecía una variedad interesante en su propuesta pero que a la vez resultaba ser un producto comercial muy vendible, este soundtrack de la cinta mexicana resultó ser un perfecto acompañante para la cinta que contaba la historia de estos perros amores.

El Legado de Amores Perros

Aunque se llevó el premio de la Semana de la Crítica en Cannes y no ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera (perdió ante El Tigre y el Dragón de Ang Lee), la cinta de Iñárritu y Arriaga abrió las puertas para que el cine mexicano tuviera nuevos bríos que se reflejaron no sólo en los premios ganadores por la película sino en lo que derivó después.

Los hermanos Cuarón, un año después de Amores Perros, lograrían una nominación al Oscar por Mejor Guión Original por Y tu Mamá También (2001), lo que serviría como impulso a su carrera y lo llevaría a proyectos como la saga de Harry Potter. En el 2002, Carrera obtendría otra nominación para México por El Crimen del Padre Amaro (2002) en el rubro de Película Extranjera. Incluso Guillermo del Toro, en una coproducción México-España llevaría a su Laberinto del Fauno (2006) a seis nominaciones al Oscar, llevándose la estatuilla en tres categorías.

México y el cine de Iñárritu, Del Toro y Cuarón | HABLACULTURA

Es innegable que el impulso que el cine mexicano obtuvo gracias al logro de Amores Perros sigue vigente, sirviendo no sólo como puerta de entrada a esos tres alegres compadres que ahora son muy influyentes en Hollywood (Iñárritu, Del Toro y Cuarón) sino como reflector para un país que tiene propuestas de buena calidad. También, a veinte años de su lanzamiento, no se puede negar que ha sido un motor e influencia para que el semillero de nuevos talentos mexicanos en todos rubros siga creciendo. 

Incluso, esa dupla de Arriaga e Iñárritu cimentó su camino con dos colaboraciones más antes de cortar sus relaciones de manera no tan amistosa pero que con las dos cintas que continuaron, 21 Gramos (2003) y Babel (2006), crearon una trilogía interesante donde la violencia contenida, la ausencia, el dolor y la constante búsqueda de redención forman parte de esos confines temáticos que los unieron desde el inicio para hacer un tríptico donde el amor era tan perro que mordía pero dejó una huella imborrable en la historia del cine mexicano.

Tráiler Oficial

Ficha Técnica

  • Director: Alejandro González Iñárritu
  • Año: 2000
  • Elenco: Gael García Bernal, Adriana Barraza, Goya Toledo, Emilio Echevarría, Vanessa Bauche, Gustavo Sánchez
  • Distribuidora: Lions Gate
  • ¿Dónde se puede ver?: Blim, iTunes, Amazon Prime

CALIFICACIÓN: 9.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s