Categorías
Cine

MANOS A LAS ARMAS: Un poco de análisis entre el streaming, jugadores y voyeurismo

+QUE CINE de Cinépolis y TNT Original traen para nosotros el estreno de “Manos a las Armas” (Guns Akimbo), cinta que combina el suspenso, humor negro y acción. Es la segunda película del sello cinematográfico Particular Crowd y llegará este 27 de agosto con las actuaciones de Daniel Radcliffe (Miles), Samara Weaving (Nix) y dirigida por Jason Lei Howden.

source

Introducción por: Altair Vázquez

Uno mira atrás y de manera fija en el tiempo, luego volteamos al presente, miramos un poco por encima al futuro, y uno podría pensar en cómo la tecnología nos ha sobrepasado de un momento a otro sin medida. Quizás las consecuencias de sus actos e impactos NOS HAN HECHO REFLEXIONAR O MAL ENTENDERLA. Antes conectábamos por medio de cartas y ahora lo hacemos por medio de una aplicación en el celular conectados al WiFi o con datos móviles.

Algunas de las peleas y quejas eran de frente o por medio de un papel, sin esconderse en una identidad falsa o detrás de una pantalla. Es aquí donde podemos hablar sobre la actualidad y lo oscura que a veces llega a ser, metiéndonos en problemas graves como al personaje de Miles en Guns Akimbo o por su título en español, “Manos a las Armas”.

Esto será como un gran hermano compartido y en el cual estamos obligados a mirar desde un rincón oscuro, con un avatar o ser un contendiente dentro de su arena y reglas. La recompensa de tales cosas es que el espectador disfrute una adrenalina extraña pero caótica sin ponerse en riesgo alguno.

Qué tanto peso puede tener un comentario agresivo en redes sociales y ante miles de desconocidos, solamente por romper la rutina. Vamos a descubrir un poco sobre esta producción en un análisis rápido.

Te compartimos el texto de Carolina Duek sobre la cinta

giphy

EL COMIENZO: Saliendo de la rutina

Texto e idea original por: Carolina Duek

Un programador aburrido, un sitio de streaming y un comentario agresivo en un foro: así empieza “Manos a las armas”. Miles [Daniel Radcliffe] va a trabajar todos los días a una oficina y está en un equipo de desarrollo de un juego (que no le gusta) con un jefe que lo maltrata constantemente. La vida de Miles es rutinaria, un poco gris y bastante solitaria: de su casa al trabajo y del trabajo a su casa. En pantuflas con forma de garras y una bata, toma cerveza y se conecta a Skizm, el sitio de streaming que presenta desafíos entre dos contrincantes. Comienza a mirar un enfrentamiento. El desafío lo gana quien sobrevive y lo pierde quien muere. No hay matices.

Miles postea un comentario agresivo, tan agresivo como cualquier otro comentario posible en las redes y tan anónimo como todos. Pero pasa algo: identifican su ubicación mediante su IP y momentos después un grupo de personas atemorizantes entran en su casa violentamente y se lo llevan. Al día siguiente Miles amanece en su cama. Todo parece haber sido una pesadilla. Pero no, sus manos fueron intervenidas y tiene, en cada una de ellas, un arma atornillada. No puede tomar el teléfono para pedir ayuda, no sabe cómo hacer para ir al baño ni tampoco sabe cómo cambiarse la ropa. Le llega un mensaje al celular. Con mucha dificultad y desbloqueando la pantalla con la nariz, lee: “Bienvenido a Skizm. Tu oponente es Nix”. Miles tiene que derrotar a Nix, una temeraria participante de Skizm, la peor que podrían haberle asignado. Y es en ese momento en el que la película empieza su recorrido vertiginoso.

¡La cacería comienza, sean bienvenidos a Skizm, vive o muere!

¿QUÉ ES UN AKIMBO?

Una persona con los brazos “Akimbo” está en una postura desafiante, segura, agresiva y arrogante. La definición del término, según Merrian-Webster, se remonta al siglo XV en donde se registra su primer uso. Pero “Akimbo” también refiere a una técnica de duelo identificada por utilizar un arma en cada mano. “Guns Akimbo” es el seudónimo que le asignan los espectadores a Miles al verlo desarrollar el enfrentamiento con su oponente [el duelo], por la particularidad de sus manos con armas atornilladas y por su actitud [desafiante]. Miles pasa de ser un ciudadano promedio para convertirse en la sensación del streaming: millones de personas siguen sus pasos, sus decisiones, sus desplazamientos con cámaras y drones que así lo registran. Miles se convierte en “Akimbo”. No es su elección, pero se adueña del personaje y le pone el cuerpo al enfrentamiento.

GC-tnt-daniel-radcliffe-protagoniza-guns-akimbo-14

Miles reúne los cuatro puntos necesarios para esto: El duelo con Nix, ambas armas en cada mano, la actitud segura y desafiante de su comentario en el streaming.

GC-tnt-daniel-radcliffe-protagoniza-guns-akimbo-5

VOYEURISMO: El streaming y mundo de videojuegos como un arma de dos filos…

Una de las claves para analizar la película tiene que ver con el streaming como forma de difundir contenidos: Skizm difunde duelos entre dos personas que se suman a la plataforma voluntaria (Nix) o involuntariamente (Miles). La clave para captar a los millones de espectadores es la transmisión en vivo de lo que acontece: no importa cuán sangriento ni cuán riesgoso es lo que ocurre; lo interesante de las escenas radica en ser testigos de lo que pasa, pero sin riesgos. Mirando como por una mirilla, los espectadores se encuentran con acciones y con situaciones que repudiarían si ocurrieran cerca suyo. Entonces, la transmisión en vivo (que se puede seguir desde múltiples dispositivos) despliega una alta dosis de adrenalina con una distancia suficiente para no poner en riesgo a nadie que esté mirando.

GC-tnt-daniel-radcliffe-protagoniza-guns-akimbo-12

Mirar sin ser visto, escribir comentarios en foros y en chats bajo el amparo del anonimato y presenciar escenas violentas sin estar implicados son tres de las claves del éxito de la plataforma de la película. Y es en esa misma exhibición del voyeurismo que aparece una crítica hacia la relación con la tecnología, con el cuerpo y las formas de participación contemporáneas.

GC-tnt-daniel-radcliffe-protagoniza-guns-akimbo-13

¿Qué resguardos nos brinda una pantalla si estamos siendo testigos de un asesinato o de una situación de violencia? ¿Por qué aparecen personas riéndose de otras que la están pasando mal en pantalla? La caricaturización de los espectadores de Skizm es una interesante reflexión sobre las subjetividades contemporáneas en relación con y a través de las pantallas.

GC-tnt-daniel-radcliffe-protagoniza-guns-akimbo-6

Otra clave de “Manos a las armas” es la confusión intencional entre los videojuegos y “la realidad”. Muchas escenas se organizan en torno de estéticas propias de los videojuegos, de efectos sonoros y movimientos. Como gamers, Miles y Nix se desplazan, disparan, amenazan y persiguen. Sus movimientos son verosímiles, pero se intersecan, a su vez, con personas de los espacios urbanos en los que transcurren las acciones. El pacto con los videojuegos se reactualiza: los avatares dan todo por ganar y, de no hacerlo, mueren. La plataforma de streaming Skizm lleva este pacto a la vida cotidiana. Hay que ganar, quien gana sobrevive, quien pierde es eliminado. Trampas, astucias, complicidades, municiones y activaciones de GPS en momentos indicados componen parte de las estrategias para ganar. Los espectadores, entrenados en los videojuegos, ven su práctica y su consumo llevado al extremo: pueden vivir en tiempo real las vicisitudes del videojuego con personas en lugar de avatares. Los escenarios son los espacios urbanos cotidianos, conocidos y reconocibles.

“Guns Akimbo” presenta, entonces, una familiaridad tanto de las dinámicas y los movimientos, así como de los enfrentamientos en forma de duelo, tan clásica de los videojuegos. 

tumblr_ec4f18045b61cdadeda1fc5f78971700_ca27c9e9_540

Pero hay una dimensión más que se despliega y que es muy interesante para pensar la relación entre los juegos, las pantallas, los consumidores y los jugadores: el conocimiento del género. “¿No aprendiste nada de los videojuegos?”, dice un personaje de la película en un momento clave. El aprendizaje se vincula con la reiteración de recursos de los videojuegos, con los videos y materiales disponibles para mejorar las destrezas, con la identificación de figuras relevantes del y para el juego y con el tipo de desenlace que suelen (o pueden) tener. Si hace muchos años los cuentos clásicos eran los que organizaban los relatos, podemos preguntarnos si, para algunas generaciones actuales, esos relatos no se encuentran en los videojuegos. Los videojuegos tienen historias y están atravesados por factores contextuales que los condicionan y los ubican en un momento que explica (o puede explicar) algunos funcionamientos culturales.

La dimensión pedagógica que aparece vinculada con los videojuegos es interesante: aprender de los videojuegos es una forma de poner en tensión el cuestionamiento constante de algunos sectores de la sociedad sobre su “inutilidad”.

giphy (1)

“Manos a las armas” lleva al extremo no sólo la conclusión sino la premisa: un comentario mal orientado en una red social desata una ola de acciones violentas y agresivas y culmina en un duelo cuyos espectadores pueden anticipar cómo se resuelve en relación con su experiencia como espectadores y como jugadores. El streaming aparece como la gran figura de la escena asistido por drones, localizadores satelitales y capturas de “personas de a pie” que emiten imágenes y audios en un continuo abrumador pero, también, placentero. Nada escapa a su reproducción masiva sin filtros ni cuidados. Los espectadores parecen familiarizados con ese cúmulo de información que reciben. Ahora bien, ¿Qué tan lejos está el mundo de un espectáculo como el que ofrece Skizm? ¿Habría público para una oferta semejante? Preguntas que no tienen respuesta (aún).

GC-tnt-daniel-radcliffe-protagoniza-guns-akimbo-3

Esta cinta llega ser en parte una caricaturización y subjetividad contemporánea en relación a la tecnología.

UN ASPECTO FAMILIAR…

“Manos a las armas” convocará, en la memoria de sus espectadores, muchas películas que han sido referentes del género a lo largo de los años. El club de la pelea aparece como una referencia obvia: el cuerpo como territorio de disputa y de conquista se despliega como protagonista. La pelea y el enfrentamiento, también. Snatch. Cerdos y diamantes aparece en la misma línea. Pero hay otra película que aparece claramente vinculada: “The game”. Estrenada en 1997, la película se organiza en torno de un regalo que Conrad [Sean Penn] le hace a su hermano Nicholas Von Orton [Michael Douglas]. Nicholas, un millonario poco escrupuloso, comienza a vivir situaciones violentas que lo exponen a él y a terceros, es perseguido, es golpeado, se vincula con diferentes personas pero, al final del recorrido, cuando el protagonista la está pasando muy mal, se descubre que es todo un juego [the game] para que tome consciencia de sus acciones, de su falta de registro de terceros y de la necesidad de reflexionar sobre su vida y sus afectos.

342594

Los conflictos aparecen como una simulación que luego, tranquilizadoramente, se clarifican. En “Manos a las armas” el conflicto parece simulado, pero no lo es: el juego es a muerte.

source (1)

Cada espectador establecerá los vínculos que su trayectoria por la historia del cine y de la televisión le permitan. “Manos a las armas” propone una visión crítica del presente articulada con duelos, visiones distópicas del futuro (¿Cercano? ¿Lejano?), del streaming y del voyeurismo como organizador de muchos consumos culturales.

El rol de los espectadores, su complicidad y su falta de crítica sobre sus acciones e interacciones son, argumentalmente, más relevantes que el enfrentamiento en sí mismo. Y esa es, precisamente, una de las grandes apuestas de la película.

FICHA TÉCNICA

GC-tnt-daniel-radcliffe-protagoniza-guns-akimbo-559x800

TÍTULO ORIGINAL: Guns Akimbo

TÍTULO: Manos a las armas

DIRECCIÓN Y GUIÓN: Jason Lei Howden

GÉNERO: Acción, Suspenso, Humor Negro

PAÍS: Nueva Zelanda

DURACIÓN: 98 minutos

ELENCO: Daniel Radcliffe, Samara Weaving,  Mark Rowley, Ned Dennehy, Natasha Liu Bordizzo, Hanako Footman, Bella Padden, Jacqueline Lee Geurts, Set Sjöstrand, Jack Riddiford, Ken Thomas, J. David Hinze, Janna Cachola, Racheal Ofori, Kim Girschner, Brandon Phillips y Milo Cawthorne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s